El romance es una forma de poesía popular que surgió en el Medioevo: popular porque tuvo su origen en el pueblo, sin llegar a escribirse hasta más tarde. Los romances llamados fronterizos, o moriscos, como el “Romance del rey moro que perdió Alhama”, fueron compuestos por cristianos que adaptaron un punto de vista musulmán. Despertaron vivamente su imaginación las relaciones entre musulmanes y cristianos, y su propósito era conservar y transmitir las noticias de hechos tanto heroicos como humanos. El romance cobró una forma lírica particular para que los juglares, que iban de pueblo en pueblo recitándolos, pudieran recordarlos más fácilmente.

LOS JUGLARES, SU IMPORTANCIA:    

 

Los juglares eran, en cierta manera, los periodistas de hoy. Iban de pueblo en pueblo llevando las noticias, lo que ocurría. No sólo contaban los hechos de la realidad, sino que cantaban historias de héroes que la gente se reunía a escuchar en las plazas.

Su importancia radica en que funcionaban como mensajeros y tal vez como único medio de enterarse de lo que pasaba en los pueblos vecinos.